viernes, 22 de abril de 2022

Hay que leer para comprender.

Hay que leer para comprender.

Restaurando la Constitución de 1979 "se anularía la de 1993 y todo lo actuado, al amparo de ella"

Si se redacta una nueva Constitución ahora, se convalidaría todo lo actuado con la de 1993, su existencia y vigencia se reconocería, eso es lo que debe evitarse, para EL BIEN DE PERÚ.

Así es, eso debe evitarse, de ese modo Perú se liberaría de una peligrosa carga económica, lo que podría ser nuestra ruina. 

Para mejor comprensión lo diré de otro modo... 

Si ahora se redactara una nueva Constitución y por más que se cambien las reglas de juego de aquí en adelante, siempre "habría que cumplir con las obligaciones de los "contratos ley" y otros", ello significaría pago y reconocimientos, lo cual podría traducirse incluso en embargos, etc. 

Lo que debe hacerse es, anular esos contratos, la única forma es anulando la constitución de 1993, ¿Cómo? 

Restaurando la Constitución de 1979, con ello la de 1993 sería anulada, olvidada, no tendría efecto. 

Lo mismo sucedería con "los contratos ley" porque fueron firmados al amparo de una norma ilegal.

¿Por qué es ilegal? 

Porque la Constitución legal de 1979 fue derogada por un "acto de fuerza" (el autogolpe del 5 de abril).

Por eso dice que "se debe colaborar" para el RESTABLECIMIENTO de su EFECTIVA VIGENCIA.

¡Acaso no está claro?

La Constitución de 1979 jamás perdió su vigencia, entonces hay que restaurarla.

Ya después de recuperada la Constitucionalidad, podría redactarse una NUEVA constitución pero que sea continuación de la de 1979. 

¡LEAN POR FAVOR!

Jorge Paredes Romero.

Periodista y Humanista peruano.




.



No hay comentarios:

Publicar un comentario