miércoles, 11 de mayo de 2022

El daño de la irresponsabilidad.


En nuestra experiencia periodística y como defensor en casos de injusticias he podido darme cuenta que la mayor cantidad de casos se habrían generado, como consecuencia del trabajo irresponsable de funcionarios, sean de instituciones del estado, paraestatales y/o privadas. 

Sucede que muchas veces estos servidores actúan de manera atolondrada o de forma tan poco seria, que en el momento que están atendiendo a un ciudadano en el trámite, reclamando un derecho que por justicia les corresponde, sin embargo la forma como son atendidos les impide acceder a ello. 

Y es que estos empleados y/o funcionarios o desconocen o simplemente actúan irresponsablemente y deniegan al peticionario el acceso a dicho derecho, el mismo que habría sido previamente estudiado, sin embargo éste es denegado, muchas veces de manera muy enérgica. 

En otros casos, el funcionario interpretaría el dispositivo legal de manera equivocada y deniega la petición. 

También se darían casos en los que se haría mal uso a determinado software y ello ocasionaría que lo que se busca, compara o colige no coincide con lo solicitado y simplemente se deniega. 

O que al aplicar la información de una ley o la ejecución de un software sea insuficiente y simplemente se acepta lo que diga la fría máquina, sin darse cuenta que tras ello podría darse una injusticia, lo cual ocasionaría un daño, es decir una víctima.

La responsabilidad entre otras cosas es respetar los derechos de los demás, es ser cuidadoso al tomar decisiones o al realizar algo, es cumplir con eficiencia la tarea que uno desempeña, etc. y a ello nos referimos en estos casos. 

A lo largo de muchos años he visto a personas privadas de sus derechos por culpa de estos funcionarios irresponsables que actuaron sin ser adecuadamente supervisados y en quienes habría también responsabilidad.

Y es que muchos "supervisores" pasan por alto el hacer un buen trabajo, cuando dicen de manera tan fría: "Estará bien pues tú trabajo" y simplemente lo firman. ¡Gran error!

El ser responsables es algo que se aprende desde el hogar, luego se perfecciona en la escuela y se aplica en la vida diaria, en el trabajo, en el matrimonio, etc. 

El ciudadano irresponsable es aquel que actúa de manera desobligada, es quien desatiende sus obligaciones y deberes, es quien no respeta los derechos de los demás, victimizando a la sociedad creando situaciones de sufrimiento y mucho dolor. 

Es tarea muy noble enseñar a nuestros niños a ser responsables, desde enseñarles a afrontar situaciones como asumir tareas sencillas en el hogar, como ayudar en los quehaceres, en cuidar a una mascota, deshechar la basura en el camión recolector, llenar el tanque de agua.

Hay tareas que son bien sencillas pero que sirven para educar en responsabilidad, por ejemplo si al utilizar el azucarero ésta se acaba, volver a llenarlo, regar las macetas con agua, cambiar el agua de las mascotas, cumplir las tareas escolares, arreglar nuestra alcoba, poner la ropa sucia en su lugar, ayudar a mamá con la bolsa del mercado, etc. 

Conforme se va creciendo éstas responsabilidades van cambiando y siendo mayores, de ese modo los niños van creciendo con esa cualidad y más tarde serán jóvenes y adultos responsables. 

También deben aprender a afrontar las consecuencias de sus actos, ello es también ser responsables. 

La responsabilidad se ejerce no solo al cumplir un trabajo sino también un deber, por ejemplo debemos ejercer un voto responsable, es decir emitir un voto electoral por personas idóneas, honestas, que sabemos serán nobles representantes de nuestra localidad o de nuestra nación. 

En el caso que nos referimos en un inicio era en ejercer justicia o conceder un derecho económico, acceso a un bien, etc. Hay casos de personas que se habrían privado de recibir beneficios solo por el pésimo trabajo de un funcionario irresponsable, que no fue cuidadoso al interpretar una ley o no utilizó de manera adecuada un software y logra resultados que llevarán a decisiones equivocadas.

Más de 230 artículos para leer. 









martes, 10 de mayo de 2022

Hablando con el corazón en la mano.



¿DE QUE OTRA MANERA PODEMOS DECIRLES QUE YA BASTA?

Desde hace veinte años venimos diciendo esto, (desde el 2002), si los ejecutivos de entonces hubieran prestado atención, entonces ahora mismo en el Valle de Tambo no habría este problema, hace rato hubieran tenido la represa y estarían ampliando la frontera agrícola, todo encaminado a la agroindustria que es fuente de trabajo, utilidades para el agricultor y para el fisco y sobre todo el desarrollo de la región, porque se les uniría a la industria del mar, que también es dar valor agregado a la pesca artesanal. 

Es decir no continuar siendo simples recolectores y exportadores de insumos primarios y “commodities”, sino que dando valor agregado estaríamos vendiendo por ejemplo jugos, mermeladas, en vez de frutas  tal cual las cosechamos, del mismo modo pota embolsada y no mal baratearla a los acopiadores en el muelle, del mismo modo otros productos marinos.

Los diferentes gobiernos, porque empecé esto en el año 1999, quizá antes, por otros medios, la radio, la televisión, incluso di el ejemplo cuando estando con profundas limitaciones físicas, pude diseñar prototipos a partir de insumos peruanos naturales como el maní, la soya  y después de otros productos, simplemente dando VALOR AGREGADO, esa es la idea, incluso reclamaba, de ¿por qué estábamos exportando concentrados de minerales cuando Perú debería exportar nuestros minerales con valor agregado?, es decir tuberías, alambrones, cables, láminas, telas y no lanas, etc., de ese modo tendríamos más fuentes de trabajo y mayor riqueza para nuestro fisco y empresas nacionales.

El Valle de Tambo y  toda la provincia de Islay, tienen suficientes recursos para constituir empresas exportadoras, de su producción con valor agregado, sin embargo se permitió por tanto tiempo IMPORTAR CHATARRA, a un CETICOS creado justamente para exportar producción nacional con valor agregado, pero no, corruptos comerciantes traen chatarra, autos retirados de la circulación afuera, para contaminar Perú y enriqueciéndose de mala manera con el respaldo de lobbies.

Ahora mismo pueden utilizarse estos argumentos para un diálogo alturado, pero para ello el gobierno debe dejar de constituirse en el defensor de la transnacional y mirar hacia adentro, capitalizando a los agricultores, con créditos en base a mejorar la reserva en el BCR, comprando oro del cual somos quinto productor mundial  y no dólares y “securities”, de esa manera tendríamos mejores presupuestos y banca dirigida a la agricultura y a la pesquería.


Debemos si disciplinar a todos los corruptos y traidores, que estarían ocasionando el desangramiento de la provincia de Islay y podrían ahora ocasionar peores desastres humanos, ¡Dios quiera que no!


La provincia de Islay no está caprichosamente diciendo no a la minería, sino que la UNOPS ya ha observado el segundo EIA, de modo que el pueblo lo único que hace es exigir la protección de la salud y la vida de  la ciudadanía y de los futuras generaciones, cautelando la tierra y sus recursos hídricos, exigiendo si una represa como punto de partida para su desarrollo, más hospitales y el actual equiparlo a su nivel y universidad. 

Es así de sencillo, para eso no se requiere seguir asesinando a más peruanos, sino más voluntad de un gobierno sano, como representantes y no como voceros de la transnacional, ni mal utilizando ni a la policía ni al ejército, que son nuestros hermanos, padres, hijos y los resultados de vuestras desatinadas medidas, las estamos pagando nosotros, no ustedes, ni la transnacional, ellos solo deberán retirarse, porque ni están aprobados ni son aceptados, porque significan muerte y contaminación futura.


Ya es suficiente de Pasivos Ambientales Mineros, existe un inventario de más de 8,500 en el MINEM y con Tía María sería aumentarlos, eso es irresponsabilidad de parte del MINEM y de todos ustedes, de modo que ya es suficiente. La agricultura es sana nos produce ingresos a nosotros, la minería es enfermedad y produce riqueza para las transnacionales y ahora mismo nos está ocasionando muertes innecesarias. Entonces es hora de asumir responsabilidades y de tomar decisiones, y para ello no necesitamos de policías ni soldados, menos de armas ni asesinatos.

tambo.peruesmas.com 




jueves, 5 de mayo de 2022

Discapacidad social?

 
¿Han sido diagnosticadas todas las PcD?

¿Discapacidad social?


Probablemente el tema que sintetizaré, traerá mucha crítica y descontento, pero lamentablemente es la visión que algunos de nosotros tenemos, de la realidad en la que vivimos no solo en Perú, sino en otros países latinos, de África, Asia, especialmente aquellos que son considerados del tercer mundo o subdesarrollados.

Lo que sucede es que, se nos informa de parte de organismos que realizan encuestas a nivel mundial, porque a nivel regional es poco lo que se tiene de información, que la media de personas con discapacidad es del 10%, pero en realidad nosotros creemos que somos más. 

Si consideramos que lo llamado discapacidad, es aquello que engloba a personas que tienen diversas limitaciones sensoriales, físicas y/o intelectivas, entonces debemos considerar que la verdadera población que aglomera estas características son más, mucho más. Incluso en algún momento, me atreví a decir en un medio de comunicación y creo que lo repetiría ahora con más seguridad, que el nivel de aquello llamado discapacidad, que para nosotros es mejor decir personas con limitaciones, es mayor, diría que excede el 40%.

En muchas de estas famosas encuestas, especialmente educativas, se ha dejado de considerar por ejemplo, a la población de niños fronterizos (borderline) que en verdad es alto, del mismo modo a quienes sufren de una serie de problemas crónicos de dislexia, déficit de atención, problemas conductuales, que sobrepasan la edad de la adolescencia, problemas nutricionales y enfermedades o síndromes colaterales,  incluso hemos encontrado una gran población de adultos inmaduros, con secuelas de problemas socio-psicológicos, que bordean o son tangenciales a graves casos de psicosis, paranoias, etc., con tendencias suicidas y problemas depresivos, que tienen medicación permanente.

Incluso existe una población de adultos que han tenido esa carga por muchos años, y están sin diagnosticar, porque nadie tomó interés en ello. Pregunto, ¿no son acaso también personas con limitaciones o llamadas por el sistema Personas con Discapacidad? Llamémoslo así para poder entendernos en las limitaciones del lenguaje impuesto.

Nosotros conocemos casos como los que describo y por años hemos realizado muchas entrevistas, investigación de campo, visitas, etc., incluso algunas terapias de forma muy superficial, porque diversos motivos lo impedían, pero que nos permite decir con claridad, que lo descubierto es real, tristemente real, terriblemente verdadero y todo tiene una etiología en el modus vivendi de las poblaciones, a lo largo de muchos años, de modo que esto se ha declarado rutinario, aceptado como muy natural y que nadie asume, porque consideran no tiene solución. 

Se dice: “esto nadie lo va a cambiar, así que sigamos adelante”. Lamentablemente, los responsables de esto son los que nos han gobernado a lo largo de muchas generaciones, personas que ya dejaron de existir, pero también otros que en estos momentos desempeñan roles gubernamentales de mucha responsabilidad, que no la asumen, no la desenvuelven a cabalidad, ni ejecutan medidas por sus miedos a los resultados, por la dificultad de conseguir cambios, porque así ha sido y ya nada lo podrá cambiar. 

Esto es conocido por quienes tienen autoridad, sobre todo en los medios de sanidad, en los medios sociológicos y en quienes manejan estadísticas, pero que prefieren hacerse de la vista gorda, porque al descubrir esta verdad, al ponerla en descubierto, se tendría que elaborar soluciones, programas, metodologías, presupuestos, para lo cual se requerirían recursos muy grandes.

Todo es consecuencia de la forma como un determinado sistema ha venido manipulando a la humanidad, en distintas regiones, países, continentes, etc., culturas enteras han sido arrastradas a lamentables circunstancias, por quienes tuvieron siempre el poder, aquellos que tuvieron capacidad de conquistar, de emigrar y posesionarse como líderes, en base al poder económico que disfrutaban, pero también en base a la fuerza militar o tener el conocimiento, la posesión de maquinaria, embarcaciones, armas y tecnologías que otras culturas no la tienen.

Y esto ha sucedido de tal modo por ejemplo, que los hispanos en particular, cuando llegaron a esta parte de América, irrumpieron en un proceso cultural en desarrollo, lo hicieron de manera destructiva, abusiva y determinante. Impusieron una religión que consideraron la única y verdadera, modos de vestir, lengua, costumbres alimentarias, incluso trajeron enfermedades, pestes y costumbres, que eran producto de sus liberalidades y dieron rienda suelta a una serie de valores negativos, de tal modo que destruyen  los esquemas culturales de nuestros pueblos, lo hicieron con perversidad y alevosía.

Lo mismo sucedió en Asia, África, adonde llegaron franceses, ingleses, holandeses, etc., y se dieron los sucesos que justamente permitieron la aparición de una serie de limitaciones o discapacidades, sobre todo por la pésima alimentación, la baja salubridad y la mediocre educación a la que podían acceder los dominados. 

Los dominantes si tuvieron acceso a salud, educación y alimento de privilegio, a jornales, sueldos, a recreación, etc., todo esto fue creando  al mismo tiempo que un apartheid, reservas, etc., un sabor amargo, de resentimientos,  odios, que fueron exacerbándose a lo largo de los años, décadas, siglos, demarcando de manera muy precisa, niveles socioeconómicos de acuerdo al poder que cada quien ejercía, desde su familia, ciudad o cultura, pero sojuzgada.

Hoy en día, muchos pueblos celebran su día de la independencia, cuando eso no es real, todos seguimos dependientes, solo pasamos de una mano a otra, en Perú por ejemplo, del poder hispano, de un país determinado, al capitalismo global que involucra muchos países del orbe capitalista e imperialista, quedamos sujetos a una religión, el cristianismo, la cual en sus infinitas modalidades hoy ha establecido un negociado usurpador y enajenante en la mentalidad de millones de personas, del mismo modo estamos sujetos a modas, costumbres alimentarias, limitadas a lo que podemos retener, ya que mayormente se exporta hacia mercados de gran poder adquisitivo, que brinda riqueza a los grupos de poder, que en cada región se han constituido por muchos años, por siglos.

Hoy en día, entonces, en cada país, región o continente, existe una enorme población de gente con mínima educación, con escasa salud, con una enajenación espiritual encadenada a una religión, cuando la espiritualidad debería llevarnos más bien a la verdad y ésta a la libertad. Del mismo modo, no hemos logrado industrializarnos y estamos dependientes inexorablemente a lo que la industria exterior nos facilita, pero si seguimos siendo recolectores y exportadores de insumos primarios, minerales, alimentos, fibras, hierbas, incluyendo personas, cerebros que viajan como mano de obra barata, pero también gente que logra estudiar y quedarse por siempre en otras latitudes, nuestros países quedan empobrecidos en todo sentido.

Estas poblaciones han quedado entonces con limitaciones, discapacidades, que nadie quiere reconocer, nadie tiene el valor de asumir esta verdad y se conforman a vivir, con lo que resbala de la mesa de los ricos y los pudientes, lo cual llega a las manos de los desposeídos, los pobres, los miserables, los que no tienen ni siquiera salario mínimo, menos seguridad social, tampoco previsión social, es decir recurre a la limosna, a la ayuda social a los sistema integrales de salud SIS, a los comedores populares, a los vasos de leche, a los repartos de ropa usada, etc., etc. 

Esa es la verdadera “discapacidad”. mejor dicho las verdaderas limitaciones a las que nos han arrinconado, quienes siempre tuvieron el poder en sus manos y en sus palacios, que llegaron en carabelas y ahora siguen viniendo en aerobuses, en Boeing o en trasatlánticos, en busca de más riqueza, la que aún abunda en nuestro continente y sigue siendo embarcada allende los mares, con la venia de nuestros gobernantes y políticos, que solo son facilitadores de esta rapiña, que se convierten en nuestros verdugos y a la vez en parásitos, porque viven de esos negociados, transformándose también ellos en discapacitados morales, sin valores y sin conciencia, siendo esa la peor discapacidad.

Ampliaré este tema... 


.